Real Decreto 404/2010
de 31 de marzo, por el que se regula el establecimiento de un sistema de reducción de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que hayan contribuido especialmente a la disminución y prevención de la siniestralidad laboral.

Selecciona un apartado de la ley

Publicado el: 19/01/2017

Disposiciones generales.

Entre los objetivos operativos y líneas de actuación recogidos en la “Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012”, fruto del Diálogo Social y aprobada por el Consejo de Ministros en su reunión del día 29 de junio de 2007, y reproduciendo lo señalado en este sentido en la disposición adicional sexagésima primera de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2007, figura el estudio por el Gobierno de la posibilidad de establecer sistemas de reducción de la cotización a la Seguridad Social por contingencias profesionales en los supuestos de empresas que acrediten que su índice de siniestralidad es reducido en relación con el que corresponde a su sector de actividad, una vez establecidos los índices de siniestralidad de los diferentes sectores respecto de dicha cotización, tras la aplicación de la nueva tarifa de primas para la cotización por las mencionadas contingencias, aprobada por la disposición y que ha sido objeto de actualización hasta la fecha en las sucesivas Leyes de Presupuestos. 

En la línea indicada, el artículo 108 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, establece en su apartado 3 la posibilidad de establecimiento de incentivos consistentes en reducciones de las cotizaciones por contingencias profesionales en el supuesto de empresas que se distingan por el empleo de medios eficaces de prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, así como de aumento de tales cotizaciones en el caso de empresas que incumplan sus obligaciones en materia de higiene y  seguridad en el trabajo.

Por su parte, el artículo 73 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social dispone que el 80 por ciento del exceso de excedentes de la gestión de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social, una vez cubiertas las reservas reglamentarias, se adscribirá a los fines generales de prevención y rehabilitación, entre los que se encuentra el fomento de las actuaciones extraordinarias de las empresas en la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales. Un porcentaje de las dotaciones efectuadas por cada una de las mutuas en el Fondo de Prevención y Rehabilitación constituido con el referido 80 por 100 del exceso de excedentes podrá dedicarse, según el mismo precepto, a incentivar la adopción de las medidas y procesos que contribuyan eficazmente y de manera contrastable a la reducción de la siniestralidad laboral, mediante un sistema de incentivos en los términos y condiciones que se establezcan reglamentariamente.

Sin perjuicio de recoger la correspondiente habilitación al Ministerio de Trabajo e Inmigración para llevar  a cabo los estudios pertinentes con objeto de establecer un sistema de incremento de las cotizaciones por contingencias profesionales a las empresas que incumplan sus obligaciones en materia de higiene y seguridad en el trabajo, el presente Real Decreto viene a desarrollar las previsiones contenidas en los citados artículos 73 y 108 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, únicamente en lo que a la parte incentivadora se refiere, así como a lo previsto en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2007-2012, mediante el establecimiento de las condiciones y requisitos que han de concurrir en las empresas para poder acceder al incentivo que en el mismo se regula por su contribución eficaz y contrastable a la reducción de la siniestralidad laboral, y que han de conjugar necesariamente dicha disminución de siniestralidad con el desarrollo de actuaciones, objetivas y eficaces, en materia de prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, en los términos y condiciones que se establecen en este Real Decreto.

La percepción del incentivo que se regula en este Real Decreto está en función del cumplimiento por la empresa de las condiciones establecidas en el mismo, independientemente del límite máximo de gasto existente, que no ha de ser necesariamente alcanzado.

En la elaboración de este Real Decreto han sido consultadas las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas.